Facebook Twitter Google+Lo más importante para empezar, es entender que la atracción, el gusto, el enamoramiento y el amor son estados diferentes, que implican...

Lo más importante para empezar, es entender que la atracción, el gusto, el enamoramiento y el amor son estados diferentes, que implican distintos niveles de profundidad y que entenderlos y saber reconocerlos es importante para el buen proceso de una relación.

La atracción es en definición la acción de atraer algo, de capturarlo o de llamar su atención. Cuando una personas se siente atraída por otra, quiere decir que ese otro logró que quien le atrae concentre toda su atención en el o ella. Es importante anotar también que, la atracción no necesariamente es física, también puede ser emocional o intelectual.

Por otro lado y después de la atracción está el gusto, que es una etapa distinta y algo más profunda. A una persona le puede atraer poderosamente algo de alguien, pero el gusto ya tiene que ver con algo que ‘sabe bien’, que ‘cae bien’. Es decir que no es solo algo que captura, sino que, después de probarlo, de experimentarlo o de vivirlo se genera un gusto.

Una persona puede saber que otra le gusta cuando la pone en relación con sus esquemas propios, con sus formas de pensar, de accionar y de vivir, y después de este contraste el siguiente paso es identificar si esa otra persona encaja con ellos, y de ser así ya se transitó de la atracción, al gusto.

Después del gusto las personas pueden sentir que están enamoradas de eso otro, pero entonces, hay que entender que el enamoramiento es un estado biológico, ¿en qué sentido? en sentido que esta fase se genera a nivel cerebral cuando se producen una serie de neuroquímicos como endorfinas y dopaminas entre otros, que dan la sensación de estar feliz, alegre, sonriente.

El que esta enamorado está feliz, ve el mundo color de rosa, pero, es sin duda un estado transitorio en el proceso de una relación porque tiene una duración específica. Según una serie de estudios se ha estipulado que el tiempo máximo de duración de la etapa de enamoramiento son 2 años. No hay un tiempo exacto de duración pero sí es segura su transitoriedad porque la segregación de sustancias por el cerebro se agota y en cierto tiempo el cuerpo se adapta. Es ahí cuando las persona empiezan a sentir que se va acabando el enamoramiento y ven como una persona real a ese otro/a que antes tenían idealizado/a.

¿De qué depende que el período de enamoramiento dure más o menos tiempo?

“Depende (entre otras cosas) de si en esa relacion con esa persona, se pasa constantemente por un estado como la rabia porque de ser así, el cerebro tiene que suspender la segregación de endorfinas y reemplazarla por la de adrenalina por ejemplo para defenderse. Entonces, cuando las parejas pelean mucho, el cuerpo empieza a segregar más y más sustancias para defenderse que para mantenerse en el estado de encantamiento” dice Mónica Lozada Páez, Psicóloga, psicoterapeuta y sexóloga.

La construcción del amor

Cuando termina la etapa de enamoramiento viene la construcción del amor, el cual, es un sentimiento mucho más profundo, comprende la convivencia afectiva y el reconocimiento racional del otro. El amor es aquel sentimiento en el que no se está bajo el control de las pasiones, sino que, en conciencia, en aceptación de los sentimientos, de las emociones y sin estar ‘intoxicados’ por los neuroquímicos, se empieza a conocer al otro, a descubrirlo, a encontrarle sus cosas positivas y negativas y sobretodo a aceptar y decidir si existe la posibilidad de estructurar con esa persona, un plan de vida.

“El amor es una construcción de vida, por eso el amor ya no es un estado pasional, es un asunto de conciencia, de mirar las metas y sentido de vida propios, y de esta manera decidir si es o no con esa persona con quien se quiere compartir de manera afectiva”, expresa la psicóloga y coach Mónica Lozada Páez.

 

El papel de la sociedad en el amor

Podría parecer que enamorarse es una decisión estrictamente personal, pero a lo largo de los años en los ‘estudios del amor’ ha surgido la pregunta de ¿Qué tan importante es el papel de la sociedad en la definición de quién es bueno o no para mi? Frente a esto la psicología plantea que cuando las personas llegan al mundo, en su relación con la familia y la sociedad se construye algo llamado el ‘self’ o el ‘sí mismo’, ese proceso conforma un ‘yo’ que es la manera como el sujeto se plantea y se presenta ante el mundo con sus virtudes, defectos, sentires y creencias, de esta manera se apropia de su ser.

Esos patrones con los cuales las personas se identifican y se presentan, tienen que ver con el medio, es decir, con el país donde se vive, con la familia, la religión y en términos generales con la cultura. En el camino de la vida, las personas van aprendiendo estas bases, pero en determinado momento también las van cuestionando y tomando decisiones sobre las mismas. Pero la conformación del ‘self’ tiene mucho de lo que al sujeto se le enseña en la crianza, más el compendio de sus experiencias.

Entonces, la atracción y el gusto que se pueda sentir por alguien antes de llegar al amor, va a estar mediada por lo que a la persona le enseñaron que era ‘bueno’, valioso y positivo. La sociedad indiscutiblemente establece unos ‘deber ser’ y las personas se enmarcan dentro de ese ser correcto para resultar atractivas ante los otros/as.

En resumen, el interés por otra persona y el verla o no como una posible compañía sí está determinado por lo social. Incluso los cánones de belleza los mueve la cultura, el momento histórico, y eso, entra en el ‘self’ de la persona y de alguna manera la va dirigiendo a sentir atracción, gusto, o amor hacia determinados sujetos que se enmarquen dentro de lo valioso para cada uno.

¿ Existe alguna forma de reconocer que se está enamorado o simplemente atraído ?

“Si eres un ser humano con un alto nivel de conciencia, si te permites analizarte y distanciarte de ti para mirarte a los lejos, estás en la capacidad de notar en qué estado te encuentras y por qué. Es decir que puedes reconocer qué características de la otra persona te gustan o no” dice Mónica Lozada.

El enamoramiento además produce una sintomatología física, la tensión, los nervios, la torpeza o el no saber qué decir, de esta manera entonces es posible determinar si se está en esa etapa. De la misma manera las personas notan cuando se acaba ese período porque ya hay cosas del otro que molestan, se pierde la tolerancia, la paciencia y es ahí cuando hay que empezar a construir, si se quiere, el amor.

Entre el amar y querer

Estudiosos sostienen que hay una diferencia entre el querer y el amar, que es un poco el punto de quiebre entre el enamoramiento y el amor.

Querer es una palabra que etimológicamente significa poseer, el que quiere poseer quiere tener para si algo o a alguien. Al decir ‘te quiero’ se hace alusión a desear algo que me de bienestar personal.

El amor por otro lado, es un sentimiento más dador, más nutricio, más hacia el otro. Cuando realmente se ama, se piensa más en el otro que en sí mismo. Ya las personas no están esperando que alguien les de, sino que se quiere poner lo mejor de sí para el máximo bienestar del otro.

Por eso, decir te amo es decir quiero apoyarte, quiero compartir, quiero facilitarte cosas, quiero hacerte feliz porque valoro lo que eres y eso no implica que tengas que hacer cosas por mí. (El País)

Comentarios